viernes, julio 08, 2005

 

Después de la tragedia tratemos de ser prácticos

No merece casi la pena comentar el dolor solidario que sienten los madrileños y los españoles con la tragedia de Londres, es obvio. Ciertamente, el ser humano, siente una especie de consuelo en la simpatía ante la tragedia, entendiendo simpatía en su puro sentido etimológico (sim pathos, del griego, "con sufrimiento").

No obstante, la cuestión que verdaderamente importa es: ¿cómo podemos enfrentarnos ante semejante enemigo de forma realmente eficaz sin deteriorar ni un ápice nuestras garantías democráticas?

Descontando el valioso aporte de la tecnología moderna, los medios que restan son puramente humanos y estos son, cuantitativa, como cualitatívamente, notoriamente insuficientes.
Es evidente que, en lo cuantitativo, se puede hacer mucho más, no así en lo cualitativo, salvo que se modifique la estrategia.

Esta es una guerra cultural en la que resulta de escaso valor enseñar árabe a los agentes de inteligencia y policiales porque nunca tendrán el dominio cultural del adversario que se requiere para la plena eficacia, además de que el árabe tiene demasiadas variantes, de hecho apenas se entienden entre ellos recurriendo a su lingua franca que es el árabe egipcio.

Por ello nos permitimos, humildemente, recomendar un cambio de estrategia basado en la experiencia militar. Hoy pocos tienen idea del valiosímimo aporte que realizaron las tropas regulares en la pacificación histórica del protectorado marroquí, fuerzas compuestas de tropas indígenas (rifeñas) y mandadas por oficiales españoles.

Creemos sincéramente que debiéramos contratar, temporalmente, a policías y expertos de los países fuente del terrorismo islamista, para ser encuadrados y formados según nuestro sistema de garantías y bajo mando de expertos españoles. Su capacidad de entendimiento e infiltración sobre el enemigo sería infinitamente superior y no cabe duda de que estarían encantados de semejante experiencia, que les dejaría abiertas la residencia permanente y traída de sus familias, amén de un salario mucho mejor. Esta estrategía debiera aplicarse, en nuestra opinión, asimismo, para combatir el crimen organizado y el focalizado por contingentes de riesgo como rumanos, colombianos, etc. Daría óptimos resultados siempre y cuando la formación técnica en España fuera de suficiente nivel para garantizar su disciplina y acatamiento del orden constitucional español.
Comments:
Lo de no deteriorar un ápice nuestras garantías democráticas creo que es más un sueño (que comparto) que una descripción de la realidad. En Estados Unidos se aprovechó el terror para desplumar a los ciudadanos de multitud de sus derechos, y en Europa parece que andemos por la misma senda (afortunadamente, aún con mucho retraso).

Por otro lado, la opción de contratar los servicios de investigadores internacionales me parece una sugerencia muy inspirada. ¿Alguna idea de cómo hacerla llegar a quien corresponda?
 
Publicar un comentario

<< Home

This page is powered by Blogger. Isn't yours?